Guias y Viajes online

Historia de Marrakech

La casi milenaria historia de Marrakech es extensa, y ha pasado por diferentes periodos de esplendor.

Detalle de las paredes bellamente decoradas del palacio Bahía

Detalle de las paredes bellamente decoradas del palacio Bahía

Historia de Marrakech

Es una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos, junto a Rabat, Fez y Meknes. Se fundó en el año 1062 de mano del Sultán Youssef ben Tachfine, perteneciente a la dinastía Almorávide, cuando convirtió un campamento de nómadas en una fortificación, que sirvió primeramente de avanzadilla militar y posteriormente comercial, hasta pasar a convertirse en una ciudad que rápidamente adquirió gran importancia, y Marrakech se erigió como la capital de esta dinastía.

Por aquella época el imperio islámico llegaba hasta la Península Ibérica, lo que se tradujo en un importante intercambio cultural, que llevo a Marrakech a adquirir un cierto ambiente cosmopolita, tomando como modelo a Al-Andalus.

Durante el siglo XII, la ciudad vivió una etapa de esplendor y crecimiento, cuando paso a manos de la dinastía Almohade, y se construyo el barrio de la Kasbah y la gran mezquita Koutoubia, y tomo funciones de toda índole, desde la política, la espiritual, la militar, la comercial o la artesanal.

Los tejados de Marrakech vistos desde lo alto del palacio El Badi

Los tejados de Marrakech vistos desde lo alto del palacio El Badi

Se fueron sucediendo en el tiempo varías dinastías, que reinaron teniendo a Marrakech como capital del imperio en distintas épocas. Así pasaron también por el poder las dinastías de los benimerines y los saudíes hasta que finalmente llegó al poder un príncipe árabe, de cuya dinastía desciende el actual monarca marroquí.

Marrakech fue pasando de ser capital a dejarlo de ser, paulatinamente mientras seguía creciendo con barrios y edificios nuevos, hasta que perdió definitivamente el título de capital del imperio tras la guerra civil en 1668.

Uno de sus muchos hermosos jardines con una fuente en el centro

Uno de sus muchos hermosos jardines con una fuente en el centro


A partir de aquí se iniciaron sus relaciones comerciales con Europa, sobre todo durante el siglo XIX y XX, cuando tuvo la ciudad una gran influencia francesa sobre todo a partir del tratado de Fez, cuando mandó en la ciudad con el beneplácito de los franceses Thami el Glaoui hasta 1955.

Durante esa época se originó el mito de una Marrakech exótica y bohemia, lo que llevó a muchos extranjeros a trasladarse hasta aquí, entre ellos destacados artistas, ricos e intelectuales como Winston Churchill, Yves Saint Laurent, entre otros.